sábado, 11 de abril de 2015

EFRAÍN MIRANDA Poeta

El poeta Efraín Miranda


La historia no es la historia necesariamente. Pero si hubiese que
comenzarla por alguna página, habría que nombrar a un poeta
peruano autor de una poesía disímil escrita desde el Perú
recóndito. Leer la poesía de Efraín Miranda es generar una postura
crítica frente a las convenciones sentimentales no sólo del escribir,
sino también del leer. El lector de Miranda debe llegar a esta Poesía
reunida despojado de remiendos culturales, habiendo dejado atrás
los lugares comunes de una época e idiosincrasia. Si existiera la
necesidad de extremar el asunto, diríamos que su mejor lector sería
iletrado: aprendería a leer en estos textos el origen de la vida y de
la sabiduría. Es verdad que la poesía mirandiana ha sido poco
difundida, pero se ha mantenido firme sólo en su propio fluir, en su
irreductible transitoriedad; a veces sincrónica con los postulados de
Gilles Deleuze, según los cuales, el poeta es un extranjero en su
propia lengua, para significar la extrañeza de la creación y la
enajenación permanente del creador. Transcurrido el tiempo,
Miranda es el desvelamiento de una de las más disímiles estéticas
orientada desde los impulsos que genera la terredad que, como
movimientos tectónicos, llevan el canto cósmico a un ser actual, por
lo que la reconditez de esta poesía es variable y relativa. Desde
Muerte cercana y hasta Padre Sol, la poética de Miranda está
poblada de nuevas formas para la expresión de los
estremecimientos y de las ideas, tanto precisas como sugerentes y
subjetivas, por proceder de percepciones analíticas y artísticas
legítimas, indias. Así, la obra mirandiana no sólo se muestra
irreverente frente a manidas retóricas, sino también frente a la
noción de la pureza del lenguaje. Siendo un lector insaciable en las
soledades de Jacha Huinchocca, este efecto de extrañeza se
exacerba cuando las palabras pueden pronunciarse en español y
también en indio.      
                                                                           

                                                                                 Darwin Bedoya


El poeta mostrando su poesía inédita. (Solo queda el recuerdo de haber compartido con el poeta 
los versos que se quedaron en su Choza). Atentos, el poeta Luis Pacho, el poeta Darwin Bedoya
 y el narrador Walter L. Bedregal Paz.


Portada del libro (inédito - Grupo Editorial "Hijos de la lluvia"). Fotografía de portada: Camilo Sánchez Serruto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada